viernes, 9 de junio de 2017

La Plataforma por la Memoria Democrática de Jerez ante el fallecimiento del carlista Sixto de la Calle.


NOTA DE PRENSA

LA PLATAFORMA POR LA MEMORIA DEMOCRÁTICA DE JEREZ
RECHAZA LA TRAYECTORIA POLÍTICA DEL CARLISTA SIXTO DE LA CALLE Y PIDE AL AYUNTAMIENTO QUE NO CONCEDA NINGUNA DISTINCIÓN AL TEMIBLE REPRESENTANTE DEL FASCISTA “TERCIO DE REQUETÉS NUESTRA SEÑORA DE LA MERCED DE JEREZ”.

   El fallecimiento del abogado tradicionalista Sixto de la Calle ha hecho que en Jerez se levante alguna desnortada y olvidadiza voz a favor de este señor que, dicen, fundó el Xerez Club Deportivo. Y como parece que fundó el Xerez Club Deportivo se supone que hay que olvidar ahora que se trata de uno de los representantes ideológicos más furibundos, irreductibles y antidemocráticos que haya dado la vida política de esta ciudad.

   Sixto de la Calle fue miembro del golpista “Tercio de Requetés Nuestra Señora de la Merced”, el cual estuvo a las órdenes del sangriento comandante golpista Salvador Arizón Mejías durante la guerra civil. También fue miembro destacado del Consejo Nacional de una organización carlista. Sixto de la Calle era el alma del carlismo en Jerez, es decir, la cabeza visible de una opción política ultraderechista que se alió siempre a favor del franquismo y que en la guerra civil fue brazo armado de los generales golpistas que dispararon sin piedad contra la República. Sixto de la Calle, de la cuerda de personajes oscuros y fríos como José María Pemán, alentó muchas veces los antidemocráticos homenajes en recuerdo del soldado requeté Antonio Molle Lazo, enterrado todavía en la iglesia de El Carmen como si hubiera sido un mártir en vez de un soldado engañado miserablemente por los golpistas.

   Recordemos, para que la desmemoria interesada de algunos no corroa los cimientos de esta democracia, que el carlismo actuó en la guerra civil como una especie de furibunda yihad ultracatolicista -al lado de Franco- en defensa de los valores (“Dios, patria, rey”) de la rancia monarquía española que representaba el hermano del odioso Fernando VII Carlos María Isidro. Las tres características principales de las antidemocráticas ideas que defendió Sixto de la Calle son conocidas por los historiadores: el ultracatolicismo más feroz, el tradicionalismo más radical y la figura del rey como führer de la patria.

   Hacemos pública nuestra intención de remitir, en breve, una carta al obispo de Jerez pidiéndole dos cosas: 1ª) que se saquen los restos mortales del soldado requeté Antonio Molle Lazo de la iglesia de El Carmen, donde todavía recibe homenajes contrarios a la Constitución, y 2ª) que no consienta que se aliente el carlismo en esa iglesia, oponiéndose, si el desnortado proyecto aún está en marcha, a la beatificación de un combatiente antirrepublicano como fue Molle Lazo, amigo personal del no menos antidemocrático Sixto de la Calle Jiménez.


   Al amparo de la Ley de Memoria Democrática de Andalucía exigimos al Ayuntamiento de Jerez que no conceda, por si acaso el equipo de gobierno ha pensado en esta posibilidad, ninguna distinción de ningún tipo a quien en vida se mantuvo cerrilmente a favor de valores profundamente antidemocráticos.



============

Ante la provocadora iniciativa del Partido Popular de pedir en el Ayuntamiento de Jerez un reconocimiento público al requeté Sixto de la Calle y ante algunas reacciones de parte de la familia del fallecido que han calificado a esta PLATAFORMA POR LA MEMORIA DEMOCRÁTICA DE JEREZ de “tribunal de la historia”, hacemos público el siguiente texto:

   Exactamente igual que en el caso de José María Pemán, las organizaciones que componemos la Plataforma por la Memoria Democrática de Jerez manifestamos, de una forma sincera, nuestra completa ausencia de animadversión hacia la familia del fallecido. Nadie de esta Plataforma ha dicho ni dirá nada en contra del honor de dicha familia. No nos dedicamos a insultar a nadie, ni somos un tribunal de la Historia, como algún miembro de esa familia ya nos ha llamado. Ni nos alegramos de la muerte de nadie.

   Únicamente hemos dicho que las ideas políticas que Sixto de la Calle Jiménez defendió fueron recalcitrantemente antidemocráticas. Hemos dicho que se colocó del lado del régimen franquista incluso mucho después de 1978 y que elogió, por activa y por pasiva, el “alzamiento nacional” que los requetés, junto a otras fuerzas golpistas, ejecutaron contra la IIª República. En este sentido, los testimonios que dan cuenta de ese posicionamiento radicalmente antidemocrático de Sixto de la Calle son numerosos.

   Alguien así, por mucho que hiciera por Jerez en otros ámbitos de la vida social, no puede ser homenajeado por un ayuntamiento constitucional. Lo dice muy claramente la ley: “Asimismo, las administraciones públicas de Andalucía, en el marco de sus competencias, prevendrán y evitarán la realización de actos efectuados en público que entrañen descrédito, menosprecio o humillación de las víctimas o de sus familiares, exaltación del golpe militar o del franquismo, u homenaje o concesión de distinciones a las personas físicas o jurídicas que apoyaron el golpe militar y la Dictadura” (artº 32.12 de la Ley 2/2017 de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía).


  Expresamos nuestro respeto a las familias de José María Pemán y a la de personas del franquismo como Sixto de la Calle, pero no permitiremos, incluyendo la acción judicial, ningún reconocimiento público a quienes nunca creyeron en la democracia, nunca condenaron al régimen franquista y miraron hacia otro lado cuando en Jerez se fusilaban a personas inocentes que defendían la democracia y la libertad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

18 de julio 2017 en Jerez: memoria viva, memoria reivindicativa.

No solo es el recuerdo y el llorar a las víctimas, la mera memoria dolida de las decenas de miles de asesinatos que se derivaron del as...