sábado, 15 de julio de 2017

La lápida del comandante Arizón en el cementerio municipal de Jerez es un insulto grave a la democracia.


Que esta lápida conmemorativa del militar golpista -bajo cuya autoridad fueron asesinadas se calcula que alrededor de 600 personas- permanezca intacta en el cementerio municipal de Jerez es un insulto muy grave a la democracia e incumple descaradamente la Ley de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía.

Esta lápida viene a tener la categoría de monumento de público reconocimiento a este frío militar golpista que, obviamente, no se merece esta distinción en una sociedad democrática. Esta lápida debería ser depositada en el Museo Arqueológico Municipal y cambiada por otra que no homenajee a este funesto personaje.

Es intolerable que este señor disfrute de esa lápida-homenaje y no se haya rescatado en Jerez, exceptuando la fosa del Marrufo, ninguno de los cuerpos de las víctimas de este militar.

Sobre el comandante golpista Salvador Arizón véase:


Artículo 32. Elementos contrarios a la Memoria Histórica y Democrática.

1. La exhibición pública de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones, como el callejero, inscripciones y otros elementos adosados a edificios públicos o situados en la vía pública, realizados en conmemoración, exaltación o enaltecimiento individual o colectivo del golpe militar de 1936 y del franquismo, de sus dirigentes o de las organizaciones que sustentaron al régimen dictatorial, se considera contraria a la Memoria Democrática de Andalucía y a la dignidad de las víctimas.

(http://www.juntadeandalucia.es/boja/2017/63/1)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La Barca de la Florida (Jerez): símbolos franquistas en la calle...

A ver el tiempo que el Ayuntamiento de Jerez tarda en quitar estas menciones honoríficas que los golpistas, entre ellos el alcalde Juan Jos...